05/08/2019

La acción en cinco Estados recupera 206 millones de kWh de energía en el primer semestre

    inspección; seguridad; distribuidores de energía

 

Una de las acciones más importantes de Brasil para combatir el fraude y el robo ha recuperado 206 millones de kilovatios hora (kWh) en el primer semestre de este año. La operación dirigida por Neoenergia en las áreas de concesión de sus distribuidores Coelba, Celpe, Cosern y Elektro cubre los estados de Bahía, Pernambuco, Río Grande del Norte, Sao Paulo y Mato Grosso do Sul. En los primeros seis meses de 2019, se llevaron a cabo 239,000 inspecciones técnicas, lo que resultó en la identificación de 35,000 irregularidades, además de la regularización de 34,000 clientes clandestinos. Considerando el volumen de energía recuperada, aproximadamente R$ 31 millones en impuestos (ICMS y PIS / Cofins) fueron devueltos a las arcas públicas. La recaudación de impuestos apunta a inversiones sociales en educación, salud y mejora de la calidad de vida de la población.


Para ilustrar el tamaño de la cantidad recuperada en el período, la cantidad de energía sería suficiente para abastecer a una ciudad como Natal, la capital potiguar, durante unos dos meses. Los números récord obtenidos en el primer semestre reflejan operaciones desarrolladas para combatir conexiones ilegales, desde las más simples hasta las más complejas, que perjudican el suministro de energía y representan un riesgo para la sociedad. En seis meses, las acciones resultaron en el arresto o conducta de 99 personas para dar cuentas ante las autoridades policiales.


El CEO de Neoenergia, Mario Ruiz-Tagle, enfatiza que las acciones de recuperación de energía son permanentes. "Continuaremos en el segundo semestre con la ejecución de nuestro plan para combatir el robo y las acciones de recuperación de energía". Además de las inspecciones, estamos implementando un plan agresivo de cambio de medidor para garantizar una medición adecuada del consumo y un plan de inversión en tecnología de red para evitar el robo de electricidad en áreas más complejas ", dice el ejecutivo.




 

Actuando de manera preventiva, los distribuidores de Neoenergia están respaldados por tecnologías de punta y equipos de inteligencia que mapean e inspeccionan puntos sospechosos. Otro apoyo importante proviene de la población, que también puede contribuir informando anónimamente a través de los canales de servicio de las concesionarias. Cuando se encuentran irregularidades, los casos son reportados e investigados por las autoridades públicas competentes.


"Las acciones coordinadas van más allá de la mera idea punitiva para los infractores. Esta es una transformación de la cultura, que hace comprender que el robo de energía representa un mal para toda la sociedad", comenta el Director Comercial de Neoenergia, Luiz Flávio.


SEGURIDAD​

El fraude y el robo de energía son distorsiones sociales que afectan a todas las clases sociales, ya que perjudican el suministro, ponen en peligro la vida y afectan una parte de la factura de energía. Esta conducta se considera un delito, de acuerdo con el artículo 155 del Código Penal brasileño, con un castigo que puede variar, según el caso, de uno a ocho años de prisión, además de una multa.






Quiero:

Información relacionada