08/10/2020

La organización de alambres y cables de telefonía e internet promueve seguridad y eficiencia en sus servicios

    clientes

​​La infraestructura de postes de las redes de energía eléctrica de las distribuidoras en las ciudades es compartida con otras empresas que también utilizan cables y alambres para entregar sus servicios, así como por ejemplo las de compañías de telecomunicaciones como telefonía, internet y TV por cable. De esta forma se garantiza que los compartimiento de postes sea seguro y eficiente, Neoenergia realiza una serie de acciones para la organización de los alambres, además de identificar las operaciones irregulares y concientizar a las empresas sobre la importancia de seguir las normas necesarias de seguridad.​​


La planificación de las concesionarias​ de Neoenergia – Coelba​ (BA), Celpe (PE), Elektro (SP y MS) y Cosern (RN) – acontece de la siguiente manera: la compañía publica un plan de ocupación en el cual informa cuáles de sus estructuras son compartidas y cuál es el espacio que las empresas pueden ocupar. Este documento atiende a lo dispuesto en regulación conjunta de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL), Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP), determinando que toda distribuidora debe compartir la infraestructura de los postes con las empresas de telecomunicaciones.​​

“Con esto, las operadoras de telefonía, internet y de TV necesitan presentar un proyecto técnico a la concesionaria de energía con el trayecto y la cantidad de postes que ellas desean ocupar. Desde este proyecto, la distribuidora hace la evaluación referente a la viabilidad técnica y genera un contrato de compartimiento en el cual se definen las tasas que la empresa de telecomunicación necesita pagar a la compañía de energía por el uso mutuo”, explica la superintendente de Relación con el Cliente de Elektro, Maica Oliveira.​​

ACCIONES DE ORDENAMENTO​​

Existen tres tipos de ocupación de compartimiento de la infraestructura. Una de ellas es la ocupación regular, casos en los que las empresas poseen el contrato de compartimiento y siguen debidamente las normas técnicas y de seguridad definidos por Neoenergia​. Algunas veces, estas mismas empresas amplían su red sin autorización de la concesionaria, además de que utilizan de forma irregular el espacio, ocupando de forma incorrecta. El último caso acontece en situaciones de ocupación clandestina, cuando las empresas no poseen contrato de compartimiento y ocupan los postes sin cumplimiento de patrones técnicas de seguridad, en este caso los equipos de las distribuidores realizan la remoción total de los cables y equipos, según lo determinado por la regulación.​




Es en este momento que entran en acción los servicios de ordenamiento. “Esas iniciativas son rutinarias y son realizadas de acuerdo con la planificación de Neoenergia o gracias a alguna solicitación. Antes de enviar los equipos a campo, la distribuidora necesita notificar a las empresas con las cuales poseen contrato, para que ellas también procedan”, declara el superintendente Técnico de Celpe, André Luiz dos Santos.

La notificación es hecha de acuerdo con el plazo contractual o regulatorio, que va de 15 a 30 días, excepto en casos de seguridad en la que se hace necesaria la actuación inmediata o reducción de plazo a 24 horas. Solamente después del vencimiento del plazo es que los colaboradores de Neoenergia inician las acciones de organización, que van desde la adecuación del alambre hasta la remoción total, aplicables en caso de situación crítica de seguridad y ocupación clandestina. En el inicio de las actividades en campo, Neoenergia también notifica a las operadoras, invitándolas a participar de la acción. El objetivo es garantizar el máximo posible de unión, para minimizar los posibles daños en los servicios.

DATOS​

Los números de Neoenergia muestran cuánto las distribuidores actúan para promover la seguridad y eficiencia a través de la organización de cableado. Entre enero y septiembre de 2020, Coelba, concesionaria de Neoenergia en Bahia, realizó acciones de seguridad, fiscalización, ordenamiento y mantenimiento el 14.612 postes, lo que resultó en la remoción de 61,5 toneladas de cables. Las iniciativas acontecen en las ciudades de Feira de Santana, Salvador y región metropolitana, Itabuna, Juazeiro y Vitória da Conquista.​​​

“Coelba utiliza una plataforma mobile para catastros, notificaciones, fiscalizaciones y acompañamiento de todas las regularizaciones, lo que permite gestión y control compartido entre todos los agentes envueltos: distribuidora, empresas de telecomunicación y equipos en campo”, afirma el superintendente Técnico de Coelba, Ricardo Robles Leite.​

En Celpe, desde enero hasta septiembre del 2020, fueron realizadas 6.033 intervenciones en postes y redes, entre irregularidades técnicas, remoción de redes no identificadas y redes oriundas de ocupaciones clandestinas. Las acciones acontecieron en 16 municipios del estado y resultaron en 41,5 toneladas de materiales - cables, herrajes y equipos - removidos de los postes de la distribuidora.​​

​En Cosern, en los nueve primeros meses del año, fueron inspeccionados aproximadamente 31 mil postes a través de los proyectos presentados por las empresas de telecomunicaciones. Esta inspección es necesaria siempre que es presentado un nuevo proyecto para verificar la situación de cada poste y evaluar la posibilidad de permitir una nueva ocupación. Además, en el 2020, las iniciativas en Rio Grande do Norte fueron en el sentido de concienciar las empresas de telecomunicaciones sobre la importancia de evitar las irregularidades. Un ejemplo pudo ser visto durante el Carnaval de 2020, cuando las remociones de cables indebidos contribuyeron en la prevención de problemas durante los festejos, período en el cual diversos carros alegóricos pasan cerca de la red.​​​

En los municipios de actuación de Elektro, entre São Paulo y Mato Grosso do Sul, la verificación se hace desde la cantidad de proyectos aprobados. Entre enero y agosto de 2020, la concesionaria contabilizó más de 100 mil nuevos puntos agregados a la estructura de los postes. De esta forma se puede analizar lo que está regularizado en la compañía. Cuando se refiere a la ocupación indebida, se informa a las empresas para que las debidas normas sean cumplidas en función al contrato.






IMPORTANCIA DE LAS INICIATIVAS​​​

El compartimiento de infraestructura de forma organizada tiene como principal resultado la seguridad. Esto se refleja entre los clientes, los colaboradores de las distribuidores y de las empresas de telecomunicación, además de la conservación de los equipos y calidad del suministro de los servicios.

Cuando la ocupación no está de acuerdo con las reglas de operación, los riesgos están asociados a situaciones como la ocupación excesiva de alambres en el poste, lo que trae como consecuencia una fuerza de tracción q​​ue disminuye el tiempo de vida útil de la infraestructura y las instalaciones, y por lo tanto, no atienden a las definiciones establecidas por las normas, además pueden causar corto circuito ocasionando situaciones de riesgo. Aliado a esto, las instalaciones de los cables de telefonía, internet y TV fuera de la banda de ocupación, instalados en altura inadecuadas, representan un peligro para la población y pueden comprometer la continuidad del servicio de energía eléctrica.

“El desafío hoy está en contar con la adherencia de las operadoras de telecomunicación de forma que se realicen las adecuaciones necesarias. En lo que se refiere a la ocupación clandestina, luego de la remoción, actuamos de modo que se pueda inhibir la reposición de las redes irregulares, buscando siempre la regularización de estas empresas”, concluye el superintendente de Relación con el Cliente de Cosern, Júlio Giraldi.​





Quiero:

Información relacionada