20/03/2019

Jóvenes con Síndrome de Down, de Recife, viven una experiencia profesional inédita en Brasil

    recursos humanos; jóvenes; compañia

​​​​​​​​​​​

Más que una oportunidad de inclusión en el mercado de trabajo, Celpe, distribuidora del Grupo Neoenergia en Pernambuco, desarrolla, junto a los aprendices con Síndrome de Down, un proyecto que propicia una experiencia profesional y psicosocial inédita en Brasil. Los jóvenes son acompañados, diariamente, por un equipo multidisciplinario, con foco en el desarrollo, resultados e innovación por medio del Método Murakami. La finalidad es estimular la cognición y ampliar la capacidad intelectual, incentivando a ir además del mero servicio de objetivos corporativos. 



Para eso, Celpe ha estructurado un ambiente profesional que pudiese abarcar las más diversa áreas de aprendizaje para una persona con Síndrome de Down. Con un equipo formado por fonoaudiólogo, psicólogo y educadores, a distribuidora de energía ah idealizado un espacio específico para el aprendizaje en el ambiente de trabajo. Los jóvenes fueron asignados en áreas de actuación donde pueden desarrollar desde actividades simples hasta de mayor complejidad. Lo objetivo es transformar el ambiente corporativo en una experiencia inclusiva y acrecentadora. 


“La iniciativa se ha puesto en práctica desde hace más de un año y los jóvenes presentan un alto desempeño en las tareas que desarrollan. En noviembre del último año, uno de esos jóvenes, que era aprendiz, ha sido contratado por la empresa como asistente por causa de su importante contribución para la compañía", comenta Daniela Motta, gerente de Recursos Humanos de Celpe. 


Diariamente, los jóvenes pueden desarrollar diversas habilidades, con foco en los resultados y desarrollo profesional. Las áreas que recibieron esos profesionales puntúan que todos tienen un alto desempeño dentro de sus tareas y se muestran abiertos al nuevo aprendizaje. Encontrar iniciativas que tengan foco en el desarrollo cognoscitivo de ese grupo de jóvenes no es común en Brasil. A pesar de programas corporativos de inclusión de personas con Síndrome de Down, la mayoría de las empresas dedican esfuerzos apenas a la demostración de la capacidad del joven en cumplir las tareas demandadas. Sin embargo, el foco en el desarrollo intelectual acaba siendo olvidado dentro de algunas propuestas. 


METODOLOGÍA – Los jóvenes encuentran en la empresa toda la estructura lista para un avance, no apenas en el cumplimiento de las demandas, sino también en el alcance de un incremento profesional y personal. Desde el acompañamiento por profesionales de la psicología, educación y fonoaudiología, usando la metodología Murakami - modalidad de enseñanza por medio de la articulación de los conocimientos, propiciándole al joven autonomía para la ejecución de actividades y resolución de cuestiones de lo cotidiano con enfoque en la comprensión/contextualización/argumentación y decisión - los jóvenes aprenden, en el trabajo, a valorar sus puntos fuertes y perfeccionar los aspectos con necesidad de mejoría. 


Con duración de 17 meses, la experiencia pretende condicionar al joven al mercado de trabajo, generando conocimiento y desarrollo. El objetivo de la compañía es absorber estos profesionales de acuerdo con la evolución en el desempeño. Perpetuar el conocimiento adquirido en el proyecto para otras empresas también es uno de los lemas de la iniciativa, que pretende tornar el caso un ejemplo a seguir, posibilitando el desarrollo de un mercado de trabajo cada vez más inclusivo.








Quiero:

Información relacionada